Regalos para el día de los enamorados

Desde hace miles de años los pendientes, relojes, collares, colgantes, anillos, etc. se han diseñado para chicas y chicos, en la mayor parte de las culturas. Se han usado principalmente para decorar y realzar el atractivo de hombres y mujeres.

Los primeros colgantes personalizados, joyas que se enganchan sobre las prendas de vestir, pulseras, etc. se fabricaron en En el tercer continente con más extensión territorial del mundo, concretamente durante la Edad de Piedra y la Edad de los Metales.

Hace apróximadamente 7.000 años se comenzaron a ver los primeros anillos, pulseras, pendientes, collares, etc. en cobre.

Durante la civilización que surgió al agruparse los asentamientos situados en las riberas del cauce medio y bajo del río nilo las sortijas, exclavas, gargantillas, pulseras, etc. eran símbolo de riqueza y además se utilizaban para las iglesias.

Los habitantes de la antigua grecia no llevaban casi nunca broches, alianzas, esclavas, pendientes, etc. y cuando decidían hacerlo era para alguna fiesta. Se entregaban como obsequio y aparte las señoritas llevaban piezas de joyería para mostrar su poder adquisitivo y exhibir su belleza.

Cuando los romanos conquistaron Europa, se fabricaron piezas de pulseras personalizadas diferentes. La pieza que mñás se hacía era un imperdible que se enganchaba en las prendas de vestir, de esta forma se aseguraban de que no se les descolocasen las prendas. Usaron hierro, pasta vítrea, marfil, bronce, piedras preciosas y semi- preciosas, ya que tenían abundantes recursos en todos los países. Creaban esclavas, medallones, aros y prendedores. También inventaron adornos que cuelgan de una joya y se rellenaban con fragancias. Las féminas se ponían bastantes joyas, y sin embargo los chicos lucían anillos.

A lo largo del movimiento cultural y artístico que surge en italia y queda constituido en toda europa al llegar el siglo xvi y la época en la que portugueses, españoles y británicos recorrieron casi la totalidad del planeta hicieron que el campo de la joyería avanzase a lo largo de toda Europa.

Cuando napoleón fue coronado emperador de francia. Los expertos en joyas introdujeron pendientes, broches, anillos, collares, pulseras y tiaras a conjunto.

Las transformaciones de estructuras pertenecientes a un conjunto poblacional y por supuesto la Revolución Industrial posibilitaron que surgiera una clase social con un nivel socioeconómico medio que podían adquirir joyas que enganchan sobre las prendas, cadenas, tiaras, etc..

En los últimos años las nuevas maquinarias e incluso la utilización del bronce, cobalto, estaño, aluminio, hierro, etc. han convertido las joyas en un producto renovado, y además con precios asequibles.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn